Advertisement


viernes, 9 de septiembre de 2011

Alfonso Gallardo presenta un nuevo ERE para 113 obreros.


Alfonso Gallardo SA pondrá en marcha un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Tendrá un carácter suspensivo, durará un año y abarcará a tres cuartas partes de sus empleados (113 sobre un total de 150). Esta misma empresa, perteneciente al Grupo Alfonso Gallardo (AG), ya aplicó una medida similar en abril del 2009, si bien entonces la cifra de trabajadores a los que se incluyó fue algo mayor (146), ya que el año pasado, una vez que finalizó este primer ER redujo la plantilla en una veintena de personas. Ubicada en Jerez de los Caballeros, Alfonso Gallardo SA se puso en marcha en la década de los setenta y sobre ella se cimentó la construcción del mayor grupo empresarial extremeño. Su actividad (la fabricación de tubos de acero conformado en frío y soldados longitudinalmente a partir de bobinas de acero) está dirigida fundamentalmente al sector de la construcción y al de las aplicaciones mecánicas.
De la medida solo han quedado fuera personal de oficina y directivos. El calendario laboral de los demás empleados se verá reducido al 58% (el resto del tiempo estarán en el paro), lo que se traducirá en trabajar únicamente tres días a la semana. Será en dos turnos, de lunes a miércoles o de miércoles a viernes, la plantilla va a quedar "muy ajustada" y con problemas para afrontar un posible aumento de la producción. "No sabemos si el ERE va a poder ponerse en práctica en condiciones normales".
Con un ámbito de actividad muy vinculado al sector de la construcción, la crisis económica ha afectado de lleno al principal grupo empresarial extremeño, que a lo largo de los dos últimos años y medio ha aplicado varias medias de regulación de empleo. La más agresiva de ellas supuso el despido, en el segundo semestre del año pasado, de 150 trabajadores de su buque insignia, Siderúrgica Balboa. El número de contratos a extinguir se amplió, a final de año, en otros 63.
El impacto de la crisis económica le ha obligado, además, a poner en venta parte de sus activos. Hace apenas tres meses y medio anunciaba la firma de un acuerdo con la compañía brasileña CSN por el que esta compraba tres de sus industrias siderúrgicas, las ubicadas en Azpeitia, Lasao (País Vasco) y Thüringen (Alemania), y su planta de Alconera, dedicada a elaborar cemento. El importe total de la operación, 970 millones de euros.

Vía.lacronicadebadajoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario