Advertisement


domingo, 23 de octubre de 2011

ERE a la investigación.


Ya se sabe que el mal congénito de España es la falta de investigación y el maltrato y menosprecio de los que la realizan y como no, esta noticia era de esperar.
La dirección del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia ha presentado un expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta a 108 trabajadores de la institución.
Además, la dirección ha abierto un segundo procedimiento con un cambio en las condiciones de trabajo de los investigadores que se quedan en el centro, alrededor de 150, que contempla la reducción de salarios.
También ha propuesto la supresión de entre trece y catorce líneas de investigación, más de la mitad de las que actualmente se desarrollan en el centro.
La dirección del CIPF señala que se ha visto en la "necesidad de iniciar formalmente" el citado ERE "debido a las circunstancias económicas" que atraviesa el centro, cuya Dirección Científica y Comité Científico presentaron, el pasado 6 de septiembre, su dimisión por motivos relacionados con la situación económica en la que se encuentra.
El objetivo del ERE, según las fuentes, es "mejorar la situación financiera del centro a través de una más adecuada organización de sus recursos y de un procedimiento de modificación de condiciones de trabajo".
Según el CIPF, los despidos "han sido identificados sobre la base de criterios objetivos referidos a la productividad, la evaluación de organismos externos como la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP) o el Instituto de Salud Carlos III, la capacidad de autofinanciación de los grupos, el cómputo o no de estos a efectos de excelencia según las bases del Programa Severo Ochoa, así como la extinción del Programa de Medicina Regenerativa".
Asimismo, la dirección ha informado a los trabajadores de que la intención es "tratar de afectar a la menor cantidad de contratos de trabajo posible, por lo que se espera llegar a acuerdos para recolocar a 40 empleados".
"Si se alcanza el acuerdo, los empleados afectados serían 56, cifra que representa el 21,5 por ciento de la plantilla actual de 260 empleados", según señala la dirección del CIPF en un comunicado.
Entre los 108 contratos de trabajo incluidos en el Expediente de Regulación de Empleo se incluyen doce que finalizan.
Según las fuentes, continúan los investigadores jefe de doce líneas de investigación, entre ellas del Laboratorio de Biología Celular, Laboratorio de Genética Molecular, Laboratorio de Neurobiología, Laboratorio de Patología Celular, Bioinformática y Genómica, o Laboratorio de Genómica Estructural.
También siguen los jefes del Laboratorio Genómica de la Expresión Génica, Laboratorio de Genómica Evolutiva, Laboratorio de Expresión Genética acoplada a Transporte de ARN, Laboratorio de Polímeros Terapéuticos, Laboratorio de Bioquímica Estructural, y Laboratorio de Neuroendocrinología Molecular.
Además, se ha atendido como dato objetivo para decidir la continuidad del trabajador su condición de beneficiario a título personal de una ayuda que financie total o parcialmente el contrato de trabajo o a otro personal.
La exigencia, según el CIPF, de optimizar los recursos disponibles ante la previsible reducción de la actividad investigadora impone la "externalización completa" de varios servicios, como los de Protección Radiológica y Mantenimiento e Infraestructuras.
Además, contempla la desaparición de los Servicios Tecnológicos de Citómica, Cribado y Microscopía Electrónica; y la reducción de personal en los Servicios y Áreas de Gestión, lo que supone prescindir del personal adscrito. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario