Advertisement


domingo, 13 de noviembre de 2011

Comansa presenta otro ERE con 55 despidos.


El fabricante de grúas Comansa presentó un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) con carácter mixto, en el que pide autorización para efectuar 55 extinciones de contratos, que recortarían un tercio de su actual plantilla, integrada por 154 personas, y aplicar una regulación temporal (suspensión de contrato) al resto de la plantilla de hasta el 30% de las jornadas hábiles durante 2012. Los despidos afectarán a 41 personas de taller y 14 indirectos de producción y oficinas.
La empresa acumula 25,6 millones de euros de pérdidas entre 2009, 2010 y la parte vencida de 2011 y tiene compromisos de endeudamiento hasta 2019 por importe de 39,4 millones. Aunque han mejorado las ventas, con el nivel actual de ingresos, la dirección considera "inasumible" mantener la "actual estructura de costes" sin incurrir en nuevas pérdidas. Por este motivo, plantea un nuevo recorte de plantilla "con el objetivo de evitar entrar en un concurso de acreedores a medio plazo".
Comansa habría optado por "cambiar su estructura organizativa" y "externalizar" algunas de sus actividades, como la logística, el ensamblaje y parte de la soldadura, cuyo coste es "notablemente inferior" al de la plantilla propia, cuya retribución, explican, "está un 60% por encima del convenio del Metal".
La empresa tiene en vigor un ERE de suspensión temporal hasta final de 2011, que no ha aplicado en los últimos meses por la entrada de pedidos.
Este nuevo ERE llega apenas dos años después de que la fábrica aplicase otro dramático ERE que se tradujo en 81 despidos en octubre de 2009 debido a la drástica reducción de los pedidos motivada por la crisis.
Entonces, la empresa, de capital familiar, instalada en Huarte desde 1964, contaba con 267 empleados, daba empleo a varias subcontratas y había estrenado cuatro años antes una nueva nave, con capacidad para fabricar 1.200 grúas al año, que supuso una inversión de 30 millones de euros, que representa la mayor parte del actual endeudamiento.
Aunque la empresa no incluye lista nominal de despedidos, en el taller, serían habas contadas. Apenas quedarían 87 trabajadores para aplicar 41 despidos. Uno de cada dos. Sin embargo, hay varios colectivos "intocables" para el ERE como son los delegados sindicales (cinco) los jubilados parciales (13) y sus correspondientes relevistas (13). Esto implica que los 41 despidos tendrían que salir necesariamente de los 56 operarios restantes. Y el ERE afectará a dos de cada tres. La dirección indica que utilizarán el criterio de mantener a aquellos operarios con "mayor polivalencia". Los despedidos en 2009 salieron con una indemnización de 35 días por año, y tope de un año de salario y seis de ellos con 58 y 59 años con prejubilación a los 62. No obstante, desde la empresa recuerdan que aquel ERE no estuvo basado en causas económicas.


Vía.Diariodenavarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario