Advertisement


martes, 19 de junio de 2012

Amper plantea un ERE temporal para 80 trabajadores

Tan solo un mes después de que el empresario Enrique Bañuelos entrase en el capital de Amper, ésta ha comenzado la negociación de un expediente de regulación de empleo (ERE) con sus empleados
En el hecho relevante remitido por la cotizada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores tan solo se deja claro que la duración inicial del ERE será de doce meses, si bien no se especifica a qué número o en qué grado está previsto que afecte. Circunstancias que, aclara el comunicado, se “pasarán a negociar con la representación sindical” y que los más recelosos con las intenciones de Bañuelos sobre la cotizada ya apuntan que serán estrictas, según algunos rumores de mercado.

Lo cierto es que los encargos del Ministerio de Defensa supusieron un 8% de los ingresos del grupo tecnológico Amper en 2011. Porcentaje que, a causa de los recortes anunciados por el Ejecutivo español, podría descender bruscamente en este ejercicio y que, a la luz del recurso al ERE, parecen notarse ya en las fábricas de la compañía.

El empresario español, conocido por ser el fundador de la inmobiliaria Astroc, ahora rebautizada como Quabit, ha desempeñado parte de su carrera inversora con apuestas sobre compañías en apuros que ha procedido a sanear para después vender a terceros. Ahora, el anuncio del expediente con su desembarco en Amper aún reciente ha traído con fuerza la sombra del troceo. Algunos llegan incluso a ver en los eventuales despidos el primer paso de una de estas operativas

Hoy por hoy, Bañuelos cuenta con una participación del 9,238% en Amper que compró a Liberbank, pero está previsto que amplíe su peso al 28,38% del capital social de la cotizada a través de una ampliación de capital que sus accionistas deben aprobar y que suscribiría de forma íntegra y exclusiva. Sin embargo, los ‘más entusiastas’ con Bañuelos consideran que su desembarco en España, después de años centrado en Latinoamérica y en particular en el mercado inmobiliario brasileño, llega con condiciones y señalan al ERE como su expresión más clara.

Con la llegada de Bañuelos, ya muchos analistas auguraron una fuerte remodelación en la compañía. Entre las apuestas que barajan los expertos está el vuelco del grupo a Latinoamérica  y la reestructuración de algunas de sus ramas de negocio.

Este expediente afectará a Amper y a su filial Amper Sistemas. En mayo de 2011, se autorizó a la compañía a ejecutar un ERE, que fue acordado con los sindicatos, y que afectaría a un máximo de 149 trabajadores, ajuste con el que se buscaba un ahorro de 6 millones de euros.

Vía.Elboletin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario