Advertisement


martes, 8 de noviembre de 2011

Rechazado el ERE de Visteon y el despido de 396 trabajadores.


La planta de Cádiz Electrónica, filial de la empresa de componentes de automoción Visteon, en El Puerto de Santa María (Cádiz) tendrá que abrir sus puertas. La Junta de Andalucía ha rechazado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la compañía, que incluía la clausura de su factoría y el despido de 396 empleados. La dirección había alegado pérdidas y descenso del negocio de automóviles, algo que contrasta con los beneficios reconocidos ayer, más de 76,8 millones de euros en lo que va de año.

Visteon comunicó el cierre de su planta en El Puerto el pasado 23 de junio. Argumentó reducción de pedidos y ausencia de otras líneas de negocio. Pese a estas justificaciones mantuvo a pleno rendimiento el resto de plantas en Barcelona, Valladolid, Pontevedra o Valencia. Meses después concretó el ERE que suponía el cierre definitivo de la planta y el despido de toda la plantilla. "Es un claro caso de deslocalización.
El rechazo del ERE si no garantiza el futuro de esta factoría, al menos, sí da un margen para que los operarios vuelvan a cobrar y la empresa tenga que buscar otra fórmula. De hecho, Visteon se adelantó a esta decisión y la semana pasada presentó voluntariamente un concurso de acreedores ante el juzgado de lo mercantil de Cádiz.
Entre los motivos para rechazar el ERE, destacó que la empresa no ha planteado ninguna otra alternativa al cierre, Visteon ha ofrecido como argumento para el cierre la reducción de producción de uno de sus proyectos estrella, un componente de la llave de seguridad de los vehículos. "Se incluyó en la previsión de pérdidas pero no se planteó ninguna medida de modernización". Además la planta de El Puerto de Santa María presentaba beneficios en el momento en que se anunció el cierre.
La dirección de Visteon en Estados Unidos aprovechó el día de ayer para dar cuenta de sus resultados económicos mundiales, cuyos beneficios se elevan a 76,8 millones de euros en los primeros nueve meses del año. La empresa reconoce costes de reestructuración, entre los que se incluye el cierre de la factoría de El Puerto, por 13 millones de euros. Su presidente, Donald J. Stebbins, destacó "que las ventas del grupo han aumentado" y que el "continuo fortalecimiento" es gracias a la extensión de sus negocios en mercados desarrollados y emergentes.

Vía.Elpais.

No hay comentarios:

Publicar un comentario